La misma cera arde

Comprender lo que pasa en EEUU con el problema racial  es conocer el hecho diario, que me parece sintomático, de que si un negro adquiere una vivienda en un barrio de blancos con la pretensión de vivirla, las viviendas de esa calle se deprecian automáticamente en el mercado un 25% aproximadamente. El negro sigue siendo, pues, como una mancha imborrable que delata los orígenes de la riqueza de la nación y se rebela contra la supremacía blanca y la injusticia social. La más extrema reacción a esta realidad histórica fue en los ´70 la demanda radical de la comunidad negra  de crear una nación independiente dentro del propio territorio estadounidense, algo así como la separación de musulmanes e hindúes que dio lugar a Paquistán. Naturalmente, tal movimiento fue derrotado. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos (Internacional)

Gentes de pueblo

Se jugaba la Liga Provincial de dominó y nuestro equipo esperaba al equipo visitante, que iba en primera posición y debía llegar de un pueblo de la sierra. Se habían pasado toda la tarde practicando señas: sales a dos caras, pero coges la ficha por el palo mayor. O: dos dedos cogen la ficha con delicadeza mientras se estira el dedo meñique y es que llevas dos más de ese palo. O te paras de largo, pero cuando matas lo haces con rapidez como diciendo qué pienso yo, y quiere decir que de esa no llevas más.  Una mano con el dedo meñique estirado, un ojo en guiñe, una cabeza con el giro hacia la izquierda o hacia la derecha… Recogido en una página, recordaba la escritura jeroglífica del antiguo Egipto, pero eran señas simples y sin ninguna originalidad. Cuando alguien sugirió que se podía cerrar el puño para indicar que se llevaban fichas altas, hubo que desistir porque causaban traumas al equipo. Ellos era capitalinos, ricos o comerciantes pequeño burgueses, gentes con estudios, franquistas ya cascados e imaginaban que los otros serían jornaleros de sindicatos de izquierdas, saboteadores de la producción, hijos de quienes en pasados tiempos pedían tierra y libertad y que habrían padecido el hambre y sufrido la represión, quizás fueran hijos de fusilados… Era la primera vez que se enfrentaba y  los esperaban con prevención y temor, por lo dicho y porque  contaban los partidos por victorias. Suponían que sus señas serían abundantes y malvadas. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Ficción

Nacionalismos

Habrá algunos que sitúen los orígenes del conflicto de Cataluña allá por los Reinos de Taifa,  otros con la rendición de Barcelona  a las tropas de Felipe V  en 1714 (la llamada Diada), o con la victoria de Franco liquidando la  II República en 1939; y otros, tal vez los más, con el recurso de inconstitucionalidad del Estatut de 2006, presentado por el PP,  y la sentencia del Constitucional en 2010, que no aceptó el preámbulo estatutario que consideraba a Cataluña como nación. Los catalanes salieron a la calle en protesta con el lema “Som una nació. Nosaltres decidim”   Y esas estamos: decidiendo qué es una nación. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos (Nacional)

La Carlota en su 250 aniversario

En los otrora áridos campos del desierto de La Parrilla, donde se asienta La Carlota, el pensamiento ilustrado reformista de Carlos III, de la mano de Pablo de Olavide, pobló en el siglo XVIII de colonos centroeuropeos aquellas tierras y desarrolló la concepción agraria de Jovellanos y Campomanes basada en un nuevo modelo de sociedad donde los agricultores pudieran ser también ganaderos, pequeños propietarios que se opusieran a las manos muertas. Y si aún a principios del XIX viajeros extranjeros como Townsed  pudieron constatar cómo en la Posada de La Carlota servían una “buena comida francesa”, y el capitán inglés Charles Rochfor Scott observar que su campos estaban mejor cultivados que las de otras partes de la comarca y que había una pulcritud germana en sus blancas viviendas, hoy la salchichas de los oriundos suizos y alemanes se ha sustituido por el chorizo y, el vino del Rhin, por el fino de Montilla-Moriles, etc., y el idioma, como le respondió aquella ventera a George Borrow ya en 1836, “solo hablamos español o, más bien, andaluz”. Apellidos castellanos se han mezclado con los de los colonos, la asimilación ha sido modélica, y la tolerancia se ha hecho identidad de un pueblo que sabe tender puentes de pacífica convivencia con otros grupos étnicos y raciales. Esto es historia que me otorgaron como un precioso legado los habitantes de la villa donde nací un primero de enero de 1944. No cabe aquí detallar mis vivencias en mi patria chica ni el afecto que les profeso a sus habitantes, pero sí reseñar una anécdota que pudiera ilustrar qué siento yo por mi pueblo. Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Artículos (Nacional)

La amenaza nuclear

Las acusaciones de que Rusia interfirió en la campaña electoral de EEUU ayudando a Donald Trump con filtraciones del correo de Hilary Clinton y la investigación que se está llevando a cabo por el FBI, en un principio lo entendí como una pataleta de los Demócratas al perder las elecciones, y me pareció que el entendimiento de Trump con Putin, sea cual fuera mi rechazo a estos líderes, nos alejaba de una segunda Guerra Fría, aportaría una solución a la devastadora guerra en Siria y a su desastre humanitario,  y evitaría el enfrentamiento entre las dos superpotencias. Olvidé que el imperialismo es anterior al comunismo y que la lucha por el poder hegemónico entre las naciones capitalistas es también geopolítica. Nos lo recuerda Johnn Bellamy Foster en “Revolution and contrarevolution” (MR, 2017).

Ya desde finales del XIX, cuando el capital monopolista surgió en EEUU y Alemania, Charles Conant, al establecer las bases del nuevo imperialismo yanqui, proyectó la hegemonía política-económica en largas partes del globo y del Pacifico, mientras que  Friedrich Ratzel conectó el termino lebensraum como un imperativo de la política germana. Pero fue el teórico británico McKinder quien, tras la derrota del Ejército Blanco contrarrevolucionario en la guerra civil de Rusia,  en 1919 sentenció que el objetivo de la geopolítica capitalista era promover el desarrollo de los imperios… “para acabar en un solo Imperio”, y estableció la doctrina de la  Heartland (centro, núcleo): quien dominara Eurasia (es decir, Europa del este, Rusia y Asia central) dominaría el mundo. Sugirió que se permitiera el rearme de Alemania, obstaculizado por el Tratado de Versalles, porque consideraba que Alemania era el único baluarte contra el control de los bolcheviques de la Europa del este y, por ende, de la Heartland. De la misma opinión era Chamberlain, quien coincidía con él en la esperanza de que Alemania apuntara sus armas hacia el este, hacia la URRS. No otra cosa hizo Hitler con las consecuencias que todos conocemos.  Todavía en  1943, MacKinder  especificó que el territorio de la URSS es equivalente a la Heartland.

En fin, durante y acaba la Guerra Fría, estrategas como James Burnham, Eugene Rostow, Henry Kissinger, Zbigniew Brzezinski, and Paul Wolfowitz, mantendrían similares ambiciones de hegemonía global a las contenidas en el Defense Planning Guidance for 1994–1999, que explícitamente declara que el nuevo objetivo de la estrategia política de USA será la prevención indefinida de la reemergencia de cualquier rival que pueda amenazar a la supremacía americana, en especial Rusia. La caída del bloque soviético ha facilitado esta estrategia, pero queda mucha tela que cortar.

Lo que a mí me aturde es que, para este fin,  EEUU haya   abandonado el sistema de disuasión, en la creencia de que es capaz, usando solo una parte de su arsenal nuclear, de destruir suficientes armas nucleares de un oponente en un primer golpe (o en un contraataque) -incluso en el caso de Rusia- para prevalecer en una confrontación nuclear, y Trump, más previsor, haya cuestionado el Tratado de Reducción de Armas Nucleares (START, por su siglas en ingles) y “va a expandir y fortalecer en gran medida su capacidad nuclear”.

Dígame, entonces, si las amenazas de Trump de replicar con “una furia y fuego nunca antes vistos” a la bravuconadas de Kim Jong-un no es la traslación de “mucho ruido y furia para no decir nada” de William Faulkner, o es el comienzo del fin.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos (Internacional)

Periodismo basura

Cuando en febrero de 2017 apareció el artículo de Hermann Tertsch titulado “El abuelo de Pablo Iglesias”,  y cuyo autor acaba ahora de ser condenado por un juez de Zamora por “intromisión al honor”, me encontraba en una reunión de amigos de dispares ideologías y profesiones que no quedaron menos impresionados que yo. Aquel virulento ataque interrumpió la pacífica discusión que manteníamos sobre la situación política de nuestro país y la conveniencia de ponderar nuestros análisis y comentarios. Lo releímos varias veces y el malestar llegó a alcanzar la indignación. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos (Nacional)

Una proposición desesperada

La comparecencia de Rajoy en calidad de testigo ante la Audiencia Nacional que juzga el caso Gürtel  era innecesaria.  ¿Quién puede dudar que, siendo director de la campaña electoral de su partido,  desconociera  el estado de las cuentas que la hacía posible? Son las cuenta, pues, lo que hay  que mirar y demostrar que el PP se nutrió de una financiación irregular que le daría una ventaja fraudulenta en las elecciones.  Pero Rajoy no era contable y no hay por qué pedirle cuentas. Rajoy declaró que  se dedicaba la política, a obtener votos y ganar las elecciones, y no es culpa suya si es más fácil ganar si un partido se financia irregularmente. No sé si la gente creerá a Rajoy o no, pero  el asunto es muy grave porque, de no corregirse esta perversidad, puede que se acabe la fe de la gente en el sistema democrático.

Pero la pregunta es: ¿cómo puede un político no caer en la corrupción dentro de un partido en un sistema plutócrata? El poder corrompe, se dice. Aquí hay ya unos cientos de políticos encausados o encarcelados por corrupción al día de hoy, sin que se pueda distinguir lo que va al bolsillo de los representantes políticos o a las arcas de partido político en cuestión.   Y lo que yo digo es: ¿No va a buscar dinero un partido cuando los escaños donde se sientan sus reales señorías dependen de votos que dependen mucho más del dinero disponible para la campaña electoral que de las  ideas ofrecidas en el mercado político? Luego, todos dependen de los bancos y grandes tinglados empresariales que ya sabemos de quienes dependen. Muy chungo el panorama.

Por eso  el PSOE y Podemos se aprestan a hacer comparecer a Rajoy en el Congreso por sus implicaciones políticas. Quieren echarlo de Moncloa para regenerar la política. Podemos lo intentó recientemente  en una moción de censura y lo dejaron solo. Ahora que el PSOE ha virado  y Rajoy está en minoría no sé a dónde se podrá llegar. Es duro desalojar a este hombre que no es contable, pero siempre se agarra a los números de una aritmética parlamentaria que le mantiene en el poder.

Pero permítanme una ironía. Quizás haya otra salida más pragmática. Cuando la instrucción del caso Gürtel estaba en sus inicios, en una cumbre de Brusela Rajoy se mostró preocupado por la corrupción y aseguró que todas las ideas serían bienvenidas.  Aunque ya ha llovido fuego, aquí va ahora la mía: que se imite a EEUU, donde  la Corte Suprema ya en 2010 consideró a las corporaciones entidades jurídicas protegidas por la Primera Enmienda, que garantiza la liberta de expresión, y sentenció que el Gobierno no tiene el derecho de limitar las contribuciones de las empresas a las campañas electorales de los partidos políticos. Ya está. De un plumazo los norteamericanos se han ahorrado a los vigilantes…

Bien es verdad que la sentencia golpea el corazón de la democracia y hará que la clase empresarial, con su enorme poder económico, controle aún más el sistema político. Pero yo, personalmente, prefiero dejar que el poder sea tomado por aquellos que efectivamente lo detentan que los pataleos bien intencionados de la izquierda regeneracionista  bajo la carpa de este circo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos (Nacional)