Rey y monarquía

Que el Rey emérito prestó servicios en su calidad de Jefe del Estado es un mérito que fue pagado en proporción a su responsabilidad, como otros servidores públicos lo hacen, desde el presidente del Gobierno al barrendero municipal. No voy a discutir si en la proporción justa de su utilidad. Que Juan Carlos I, como mayor mérito reconocido, se alineara con los demócratas en contra de los golpistas del 23F no estaba más que cumpliendo con su deber constitucional.  ¿O es que esperábamos otra cosa?  ¿No estaba salvándose a sí mismo y a la Corona? Así es que lo pagado por lo servido.  Luego, lo que hiciera en  su vida privada  allá él y su señora reina. Pero los hechos por los que presuntamente se les investiga, tales como llevarse comisiones multimillonarias,  blanquear dinero o mantener cuentas en paraísos fiscales no creo que se puedan catalogar como “acontecimientos pasados de su vida privada”, según él argumenta, sino, de ser probados,  actos de corrupción.  La justicia dirá. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos (Nacional)

El turismo y Unamuno

Estos días en los que el turismo, nuestra mayor industria, se hunde comprobamos las consecuencias de haber optado por un modelo productivo que podía volverse contingente. Pero quién podía pensar que el eterno sol, el ancestral patrimonio histórico-artístico, las exóticas inveteradas costumbres, la variada gastronomía y la amabilidad de nuestras gentes no bastarían, por causa de una pandemia, para sustentar las enormes inversiones que satisfacen el descanso y ocio de la sociedad de masas. Podía haber sido una guerra o convulsiones políticas lo que haría saltar el modelo, pero fue un virus. No obstante, el covid-19 es un producto también de nuestra sociedad, como lo son la contaminación atmosférica o los accidentes automovilísticos, por lo que me temo que no cambiaremos: el capitalismo ha demostrado hasta hoy que sabe cómo gestionar las crisis dentro del caos. El caos mismo no alcanza a verlo, tal es su miopía histórica.  El resultado será el de cualquier crisis: más allá de las bajas humanas, del deterioro síquico y la ruina de muchos sobrevivientes, el capital, que, como dice Galbraith, encuentra un beneficio allí donde detecta (o crea) una necesidad, buscará sus nuevas oportunidades. Apriétense, pues, el cinturón, póngase la mascarilla y sálvese quien pueda. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Al crujir de la noticia

El sentido de la Unión

Se habla mucho de Europa estos días. ¿Vendrá la Unión Europea a ayudarnos o a entramparnos aún más? Esta es la pregunta de cuya respuesta depende de que Europa sea algo más que una unión supranacional ajustada a los intereses de las multinacionales y a la sofística de sus intelectuales orgánicos. Ya sé que existieron Carlomagno, Carlos V, Napoleón, Hitler, Salvador de Maradiaga y Robert Schuman…, sin olvidar la mandíbula de Mauer, el hombre de Cro-Magnon, Atapuerca y las becas de Erasmus. ¿Pero existe una Europa unida, de hombres europeos, solidarios, eso que se llama la Europa de los pueblos? ¿O se trataría, más bien, de que en Europa se ha logrado, a un nivel más profundo que en cualquier otra zona del planeta, la formación de una clase capitalista transnacional que ha transformado el proyecto de la integración europea en un proyecto neoliberal que, preservando una soberanía formal de sus miembros, subordina su democrática gobernanza a los dictados de un mercado único? Esta Europa de los mercados y los mercaderes la conocemos bien. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos (Nacional)

La cadena

 

https://monthlyreview.org/2020/06/01/covid-19-and-catastrophe-capitalism/REVIEW OF THE MONTH

 

No voy a repetir lo que conocemos bien con respeto a la pandemia del coronavirus. Solo voy a tratar de estructurar un argumento  basado en un artículo aparecido en la revista Monthley Review porque relaciona el cobid-19 con la vulnerabilidad ecológica, epidemiológica y económica del sistema capitalista, acentuándola como nunca antes y adquiriendo dimensiones planetarias. Que yo recuerde, a nadie en tribunas y platós he escuchado hablar de “sistema”. Pero que el capitalismo es un sistema global no se puede negar, como tampoco que la pandemia ha ocurrido en el contexto del régimen neoliberal del capital monopolista- financiero que ha impuesto en todo el mundo la austeridad, incluso en la salud pública. Y esto sí lo sabemos bien.  Pero hay más: En este sistema, los complejos circuitos comerciales y de producción se basan en la cadena de suministros y en la cadena de valor; la primera refiere al movimiento de los productos físicos, y la segunda al “valor añadido” en cada modo de producción, desde las materias primas al producto final.  ¿Y saben cuántas empresas pueden intervenir en este proceso? Ni siquiera el consejero ejecutivo de una corporación multinacional lo sabe a ciencia cierta. Puede conocer los primeros suministradores, pero no lo suministradores de los suministradores y mucho menos los siguientes eslabones. Literalmente, “la pandemia del covid-19 es “la primera crisis global en la cadena de suministros.”. En febrero  2020, cuando la ruptura de la cadena de suministros estaba centrada principalmente en China, más del 90% de las 1000 empresas multinacionales  de Fortune tenían uno o dos niveles de empresas suministradoras  afectadas por el virus. Lógico, si se piensa  que, cuando el nuevo coronavirus apareció en Wuhan, cincuenta mil compañías globales tenían al menos un suministrador directo en la ciudad china, y cinco millones de compañías tenían al menos  dos. Y ya sabe, como se pare la  empresa que fabrica las alas, el avión no vuela. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos (Internacional)

¿Por dónde empiezo?

En fechas recientes, los yihadistas destruyeron varias obras inscritas en el patrimonio mundial, a veces difundiendo en video sus actos de barbarie para que contempláramos con asombro y temor cómo con sierras y martillos se derrumbaban y se destrozaban esculturas del siglo VII a.C. En Nimrud  se  demolieron esculturas asirias de miles de años de antigüedad. En Bagdad, cuando la invasión, se saquearon antigüedades mesopotámicas de incalculable valor. Los talibanes afganos dinamitaron los budas de Bamiyán, esculturas del siglo V de 35 y 50 metros de altura. En Siria  se han desvalijado joyas arqueológicas de hace más de 3,000  años. En el Bengazi libio el tesoro de  monedas antiguas… La lista es interminable. Sin embargo, desde una perspectiva histórica, no debería asombrarnos. Recuerden la destrucción de muchas ciudades europeas en la II Guerra Mundial. ¿Qué hubiera quedado de París si se hubieran cumplido las órdenes de Hitler? ¿Quién puede ignorar el inmensos esfuerzo de reconstrucción de la Rynek Starego Miasta de Varsovia o la catedral de Colonia, dinamitada por los nazis, una, y los bombardeos aliados, la otra? ¿Qué monumentos u obras de arte había en Hiroshima antes de desintegrarse en el infierno atómico? Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Al crujir de la noticia

La automoción, por poner un ejemplo

El 10% del PIB de España sale de la industria automovilística establecida en el país por grandes firmas multinacionales y miles de empleos directos e indirectos se ocupan de esta producción. En la recesión económica de mil caballos que  ha sobrevenido a la pandemia este sector ha visto reducido sus ventas hasta en un 96.5% y con ello los beneficios han caído en picado. No hay que desgranar aquí cifras que se pueden obtener con facilidad y muestran, a la contra, las cifras de beneficios. Lo que ahora hay que hacer es reiniciar la producción y dar salida al stock, que estaba muy atascado. ¿Y esto, cómo se  hace? Pues como siempre. El Estado ha salido en  su rescate con un paquete de medidas que puede sintetizare así:  El Plan Integral para el sector de la automoción destinará 1.535 millones de euros este año y 2.215 a partir del que viene entre ayudas directas y bonificaciones fiscales a particulares, empresas y autónomos y entidades públicas, inversiones productivas y en innovación y formación. 3.750 millones de euros en total. Si lo desgranamos por partidas: 250 millones serán para la renovación del parque de vehículos, 415 para la investigación y el desarrollo industrial, 2.690 serán para inversiones en cadena de valor y 95 en cualificación y formación profesional. Para echar una manita, también se renovará la flota de la administración del Estado. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos (Nacional)

El niño que quería ser rey

En Juegos de la edad tardía, Luis Landero ejemplifica el afán de ser (o tener) más de lo que se es (o tiene) en este diálogo:

-Hijo mío, ¿no quieres ser sacerdote? –le preguntó a Gregorio la madre.

-¡Nunca! –aulló el abuelo-. ¡Por lo menos santo! ¡O Papa!

-Yo quiero ser toro, santo toro.

-Pues ¡toro serás! –dijo el abuelo-. Es un crimen quitarle a un niño la ambición. ¡Toro! ¡Qué gran afán!

Jaimito que escuchaba la lectura de este pasaje se quedó muy pensativo y su abuelo le preguntó:

-¿Y tú qué quieres ser de mayor, Jaimito?

-Yo, Rey.

-¿Santo Rey? –preguntó la madre con expectación.

-No, santo no. Rey invulnerable.

-¡Pero tu padre no lo es! –le observó el abuelo asombrado.

-Pero le gustaría serlo. Que me  lo ha dicho.

El abuelo se quedó embobado y exclamó:

-¡Qué niño más listo!

Pero yo no estoy tan seguro. Confundir la realidad con la ambición puede llevarnos a  un descalabro. El mundo ha cambiado y la percepción de los reyes también. Pasaron los tiempos en los que, por ejemplo, los sirvientes de los emperadores de China deponían su excrementos en un bacinilla de oro y era el desayuno de sus sirvientes – muy diferente, hay que señalarlo, a un rey absolutista como Luis XIV  que permitía que sus cortesanos  se acercaran cuando iba al excusado y comprobaran su naturaleza humana. Luego, ya ven,  Juan Carlos I (descendiente de aquel “rey sol” francés) se ha mostrado “demasiado humano” y, en pura semántica, todo “demasiado” es malo.  Heidegger, que se abonó a la filosofía nietzscheana del superhombre nazi,  achaca disgustado esta mengua del Ser a una “ontología del declinar”.   Pues por ahí andamos. Los reyes declinan y el pueblo se decepciona. Tal vez si el rey emérito no hubiera abdicado, con nuestras leyes en la mano habría muerto en la cama con su corona y a rey muerto, rey puesto, y que lo busquen en el otro mundo y lo juzgue la historia. Pero no ha sido el caso, sino algo más curioso que nos recuerda, paradójicamente, la sinopsis que Camus hizo de la historia de Meursault, su personaje de El extranjero: un hombre que es condenado a muerte, no por haber matado a un árabe, sino por no  haber llorado en  el entierro de su madre.  Juan Carlos I ya fue condenado por la opinión pública no  por haber matado a un elefante en plena crisis financiera, sino por haberse disculpado compungido. ¡Qué cosas!

_____________

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Ficción

La vuelta

(“La vuelta” es una historia más de El viaje del abuelo y su águila Yulagrá).

¿Y qué pasó después,  abuelo?

-Llevaba ya  muchos días lejos de mi casa sin ver a mis padres, hermanos y amigos. Había vivido cosas extraordinarias que me hicieron rico en experiencias y que podría contar, conocí límites y volvía sano. ¿Qué más podía desear?  Así es  que le pedí a Yulagrá  que volara hacia el oeste, en la dirección del sol. Por la noche es bello viajar mirando las estrellas, pero si siempre viajas en dirección al sol nunca se pone la noche.

-Volvemos a la civilización, Yulagrá –le dije.

-Ui goloatre palá.

Volamos durante mucho, mucho tiempo y me quedé dormido con el sol acariciándome la cara. De pronto me despertaron unos movimientos bruscos de Yulagrá que por poco me hacen caer. Muse asomó su cabecita del bolsillo de la chaqueta.

-¿Qué pasa Yulagrá? Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Ficción

El viaje del abuelo y su águila Yulagrá

[Un día, huyendo de la pandemia y del parloteo insufrible de la bronca política, el abuelo se montó en su águila Yulagrá y viajó por lejanas y misteriosas tierras. Los sucesos que le ocurrieron se narran en una serie de historias que el abuelo cuenta a sus nietos. El unicornio y la sirena es una de ellas].

-Abuelo,  cuenta otra de tus aventuras de cuando eras joven.

-Muy bien. Voy a seguir con mi viaje. Después de enterrar al zorrillo salimos del poblado troglodita y, volando y volando sobre el desierto, llegamos a una pequeña aldea. En realidad era un oasis y celebraban los días de feria. Atronaban los zagaret de las mujeres, sus:¡yu-yu-ii! que cortaban el aire diáfano y cristalino. Las  palmeras estaban engalanadas con banderines y una música  alegre  salía de casa y jaimas. Burros, cabras y camellos bebían del agua limpia y fresca del manantial. Los niños y niñas saltaban,  los perritos ladraban excitados y los gatos jugaban con los ratones. Cuando me bajé de Yulagrá la gente decía:

-Es extraño ver a un hombre sobre el Ave Fénix ¡Venid, mirad, qué cosa más extraña! Es una atracción única. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Ficción

La igualdad en USA

Lo que pasa estos días en Minneapolis con el asesinato  de  George Floyd a manos de la policía saca a relucir los casos más sonados de racimo en USA. No voy a repetir yo aquí la interminable lista. Me detendré en el caso de Tryvon Martin, de 17 años, que  volvía desarmado  a su casa de comprar chucherías y el vigilante jurado  Zimmerman lo  vio con una capucha, se asustó y le pegó un tiro. Zimmerman  fue absuelto por un Jurado de blancos de Florida  aplicando la ley del “mantenerse firme” en una posición (stand on your ground) que te permite pegarle un tiro al más pintado con total impunidad, sobre todo si el blanco es un negro. Esto es interesante pues es un reflejo de la apropiación original. La ley está aún en vigor en 22 Estados de la Unión y  viene de cuando los colonos blancos ocupaban un territorio indio y, si un nativo se acercaba le cortaban la cabellera, no fuera que tuviera intención de reclamarlo como suyo. En 1755, según una ley del Parlamento de Massachusset, la recompensa era “por cada cabellera de indo macho… de cuarenta libras… y de cada mujer india o joven macho de menos de doce años que se matase… de veinte libras”. Hoy apenas quedan indios nativos, pero sí aumentan los negros y queda la costumbre. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos (Internacional)